¿Para qué sirven los análisis de laboratorio?

Muchas veces, los médicos utilizan los estudios de laboratorio para diagnosticar, dar tratamiento o seguimiento a un paciente por medio de las órdenes médicas comúnmente conocidas como recetas.

Las principales razones para solicitar exámenes de laboratorio a un paciente son las siguientes:

1) Para confirmar una sospecha clínica o establecer un diagnóstico. Por ejemplo, la determinación de glucosa en sangre en el caso de la diabetes y la investigación de anticuerpos para el VIH.

2) Para descartar una enfermedad o un diagnóstico. Ejemplo de ello sería solicitar la medición de la subunidad beta de la gonadotrofina coriónica para excluir un embarazo ectópico en una mujer enferma con dolor abdominal agudo.

3) Para establecer información pronóstica. Conocer cómo se emplean los niveles de TGO y TGP en el suero para establecer la gravedad de una hepatitis.

4) Para el seguimiento de la respuesta terapéutica. Un ejemplo sería medir la prolongación del tiempo de protrombina para ver la capacidad de coagulación de un paciente. En el caso de algún tratamiento que se esté brindando al paciente, es importante conocer si éste está funcionando, si es necesario cambiarlo o adecuarlo.

5) Para detectar algunos padecimientos en ausencia de sospecha clínica. Son ejemplo de ello las pruebas prenupciales (HIV, VDRL), así como las de tamizaje metabólico en los recién nacidos. Si no se tiene ningún tipo de síntoma, problema en el paciente o razón que pueda indicarnos la presencia de alguna enfermedad que aún está en proceso de desarrollo.

Una adecuada solicitud de estudios de laboratorio es fundamental. En condiciones ideales el médico tratante, al requerir exámenes de laboratorio, debe hacerlo en forma clara y precisa. No es raro que las solicitudes escritas por el médico, con su pesada carga de trabajo, sean ilegibles y se conviertan en un factor de confusión. Para resolver este inconveniente es recomendable utilizar las formas de solicitud impresas, en las que aparecen los estudios requeridos con mayor frecuencia y en las que el médico puede indicar aquellas que su paciente requiere.

En ciertos casos, puede ser útil incluir en la solicitud alguna información clínica. Un ejemplo de ello sería anotar el dato de un enfermo que estuviera recibiendo antibiótico al solicitar un estudio de hemocultivo, orientación que inclinará al personal del laboratorio a sugerir la práctica de un mielocultivo, situación en que será más probable aislar algún germen.

Es por esto, que los estudios de laboratorio son de tanta utilidad para los médicos, porque el laboratorio trabaja conjuntamente con el médico para diagnosticar, prevenir enfermedades y/o tratar oportunamente, a un paciente.

Referencia: Ruiz Reyes G; Ruiz Arguelles A. Fundamentos de Interpretación Clínica de los Exámenes de Laboratorio. 2da Edición. Panamericana, 2010. Pág. 1-2.


Artículos destacados
Artículos recientes
Archivo
Buscar por etiqueta
No hay tags aún.
Síguenos en Redes
  • Facebook Basic Square
  • LinkedIn Social Icon
  • Facebook App Icon
  • LinkedIn Social Icon

General Retana 905

Col. San Felipe, 31203

Chihuahua, Chihuahua

México

Sin costo: (614) 517 0606

© 2020 LIACSA - Laboratorios. Todos los derechos reservados. Aviso de privacidad

Una empresa de:

Logo_BlancoGDA.png