Artículos

10 de Octubre, 2016

Cáncer de mama

El cáncer de mama es una enfermedad que se origina cuando las células en el seno comienzan a crecer en forma descontrolada. Estas células normalmente forman un tumor que a menudo se puede observar en una radiografía o se puede palpar como una protuberancia (bulto). El tumor es maligno (canceroso) si las células pueden crecer penetrando (invadiendo) los tejidos circundantes o propagándose (hacer metástasis) a áreas distantes del cuerpo. El cáncer de seno ocurre casi exclusivamente en las mujeres, pero los hombres también lo pueden padecer.

 

Las mujeres con cáncer de mama pueden experimentar cambios o síntomas en las mamas, pero muchas mujeres no presentan síntomas en el momento del diagnóstico.

 

Los signos y síntomas que se deben analizar con su médico son los siguientes:

  • Un bulto que se palpa como un nudo firme o engrosamiento de la mama o debajo del brazo. Es importante palpar la misma zona de la otra manera para asegurarse de que el cambio no sea parte del tejido mamario sano de esa área.

  • Cualquier cambio en el tamaño o forma de la mama.

  • Cambios físicos como el pezón invertido hacia adentro o una llaga en la zona del pezón.

  • Irritación en la piel o cambios en ésta, como rugosidades, hoyuelos, escamosidad o pliegues nuevos.

  • Mamas tibias, enrojecidas e hinchadas, con o sin erupción cutánea con rugosidad que se asemeja a la piel de una naranja.

  • Dolor de mama que no desaparece.

 

Cada año más mujeres son diagnosticadas con cáncer de mama, más que cualquier otro cáncer.  Si el cáncer se encuentra sólo en las mamas, la tasa de supervivencia relativa de 5 años es de 99%.  El cáncer de mama es la segunda causa más frecuente de muerte por cáncer en las mujeres de Estados Unidos, después del cáncer de pulmón.

 

En la actualidad hay alrededor de 3 millones de mujeres en Estados Unidos que viven como sobrevivientes del cáncer de mama.

 

Los análisis de sangre que el médico puede solicitar son:

-Biometría hemática completa (BHC): Mide la cantidad de glóbulos rojos y blancos en la muestra de sangre de una persona. Para asegurarse principalmente que la médula ósea funcione bien.

 

-Química sanguínea de 30 elementos (SMAC 30): Estas pruebas se realizan para examinar los minerales en la sangre, como el potasio y el calcio, llamados electrolitos y las proteínas especializadas llamadas enzimas.

 

*Fosfatasa alcalina: es una enzima que puede asociarse con la enfermedad que se ha diseminado al hígado, los huesos o los conductos biliares.

*Calcio: Los niveles de calcio pueden elevarse si el cáncer se ha diseminado a los huesos.

 

*Bilirrubina total, AST y ALT: Evalúan la función del hígado y los niveles elevados pueden indicar daño hepático o ser una señal de extensión hacia el hígado.  

 

-Pruebas de Hepatitis: Estas pueden usarse para verificar la presencia de evidencia de exposición previa a la hepatitis B y/o C hepatitis C. Si hay evidencia de Hepatitis B, necesita tomar un medicamento especial para inhibir el virus antes de recibir quimioterapia sino el virus antes de recibir quimioterapia sino el virus puede crecer y dañar el hígado.

 

-Marcadores tumorales: Los marcadores tumorales séricos son proteínas tumorales que hay en la sangre de una persona. Estos pueden ser Ca 15-3, Ca 27-29 y Antígeno Carcinoembrionario (CEA).  


Si se detecta a tiempo, se puede salvar la vida. ¡La prevención hace la diferencia!

Fuentes: American Cancer Society y Cancer.net (American Society of Clinical Oncology)

En LIACSA tenemos uno de los catálogos de estudios clínicos más amplios de México.

¿Necesitas varios estudios?
  • Facebook App Icon
  • LinkedIn Social Icon

General Retana 905

Col. San Felipe, 31203

Chihuahua, Chihuahua

México

Sin costo: (614) 517 0606

© 2020 LIACSA - Laboratorios. Todos los derechos reservados. Aviso de privacidad

Una empresa de:

Logo_BlancoGDA.png